Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Habrían suministrado carne de burros y caballos enfermos a estudiantes en Santander

A la cárcel envío un juez de la República a Fernando Trujillo Gómez, conocido con los alias de ‘el Padrino’ o ‘el Gemelo’, de quien sospechan puso a comer carne de burro y caballo a los niños de colegios públicos de Bucaramanga y otros municipios de Santander. 

La Fiscalía General de la Nación informó que este presunto delincuente se dedicaba a la comercialización ilegal de ejemplares enfermos o ya muertos y en estado de descomposición con las secretarias de educación de esa región del país. 

Los menores que habrían ingerido estos alimentos no aptos para el consumo humano son beneficiarios del programa de Alimentación Escolar (PAE), es decir, en su mayoría pequeños sectores bajos recursos. 

La Fiscalía detalló que ‘El Padrino’ compraba los caballos y burros enfermos no muertos en la Costa Atlántica y con guías de movilización falsas los transportaba hasta Bucaramanga para distribuirlos en esa ciudad y municipios cercanos. 

El ente acusador también acusa a este comerciante de tener varios cómplices y asegura que posee pruebas suficientes como conversaciones, documentación y mensajes que evidencian la comercialización ilegal de la carne y las burlas a los controles policiales. 

También señala que este hombre mandaba a sus empleados a inyectar alta cantidad de químicos en las carnes para que estas permanecerían con apariencia rojiza y blanda a fin de que la pudieran cocinar en los colegios a de llegaban los productos. 

Estas carnes eran empacadas al vacío y selladas con insignias de empresas que se dedican a la comercialización de carne de res. 

Según la fiscalía estos hechos habrían ocurrido durante mayo y septiembre del año pasado, donde se calcula que comercializó en promedio 2.000 a 2.500 kilos de carne por mes, lo cual le habría dejado unas ganancias cercanas a los 500 millones de pesos. 

Este presunto delincuente permanece preso, de manera preventiva, mientras la Fiscalía demuestra que él es el responsable de la comercialización ilegal de carne de burro y caballo descompuesta al PAE de Bucaramanga y otras zonas del Santander.

El indiciado goza de la presunción de inocencia, la cual tendrá que demostrar ante un juez de conocimiento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas